lunes, 11 de octubre de 2010

Hablemos de...Animes

Ayashi no ceres

Ceres, La leyenda Celestial.



Es una serie, la cual, me vi hace unos años,- cuando tenia más o menos, entre los once y los trece- no la entendí en aquella epoca.
Normal.
Salen varias escenas con mucha sangre, y contenidos sexuales que no comprendia en aquel tiempo.
¿Qué por qué la he visto de nuevo?
Me vino la canción del opening a la cabeza, y lo busque en youtube.
Me salió en castellano, y yo la que me sé esta en japonés.
Era un fan dub.
Entonces me entro ganas de verla, y, toma que suerte la mia, que esta entera en castellano. 
=)
Vale, la voz de Aya- la prota- no vale nada, pero bueno.

Además, la relación de Toya y Aya... ¡Habia un terecero! ¿Por qué se enpeña la gente en hacer trios amorosos?
Los odio, porque normalmente son una chica y dos chicos, y los chicos te caen superbien, y no sabes cual te gusta más.- Si lo sabes, que suerte la tuya ¬¬.

Bueno, resumiendo, es una serie que se deja ver, entretenida y con el,- ¿¡Quién sera Toya!?- en los labios.
Vamos, que es de esas que el personaje masculino es super misterioso y no sabes que es, quien es, y lo que pretende.
Las que a mi me envician, vamos ;).

Y Ceres me da mucha penita T^T.







Sí, lo sé, soy muy mala recomendando cosas o ecribir sobre ellas.
Pero bueno U.
Un beso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Hola!! ¿Qué te ha parecido la entrada? ¿Mal? ¿Bien? ¿Interesante? ¿No?
¡Sea lo que sea, dímelo!
Estaré encantada de responderte :D

Esta to guay *_______*

Seguidores



Sentía un dolor casi físico cuando el conde y la condesa entraban al mismo tiempo.. su amor mutuo era evidente, un vinculo genuino que les proporcionaba seguridad y felicidad. Hasta Logan y Serah intercambiaban a veces unas miradas que ponían de manifiesto que se gustaban. Esas miradas, ese amor, llenaba a Kylar de un anhelo tan hondo que creía que le abriría un hueco en el pecho. No era simple hambre; una rata de hermandad conocía el hambre igual que conocía las alcantarillas donde se acurrucaba buscando calor en invierno. El hambre no era comoda, pero resultaba familiar y no era algo que temer. Lo suyo era una sed, como si su cuerpo entero estubiese reseco, cuarteado, a punto de desmigajarse. Moriría de sed a orillas del lago más grande del mundo.

Todo aquello le estaba vedado. Para él, ese lago era un océano.

Era agua salada que solo le daría más y más sed, hasta causarle la locura y la muerte. El amor era la muerte de un ejecutor. Locura, debilidad, vulnerabilidad y muerte, no solo para el propio ejecutor, sino también para cualquiera que lo amase. En la vida de Azoth todo era muerte. Había jurado no amar jamas, pero cuando lo prometió no había visto nada parecido a lo que el conde y la condesa compartían. Resultaba tolerable si por lo menos le importase a alguien.


El Ángel de la Noche 1, El camino de las Sombras de Brent Weeks

Feveradicta *¬*

Mi diplomita :3

Mi diplomita :3
muchisimas gracias Karol!! ^^